cita

bandera-blog

Martes, 17 Enero 2017 00:00

EL CUIDADO DENTAL EN LOS NIÑOS Destacado

Escrito por 
Valora este artículo
(0 votos)

El cuidado dental en los niños
Establecer unos buenos hábitos de higiene bucal desde pequeños es el primer paso para tener unos dientes sanos toda la vida.


El cepillado de los primeros dientes
Tan pronto como salga el primer diente se debe comenzar con el cepillado. Use un cepillo infantil de textura suave, con cabezal pequeño, y a partir de los dos años, una pasta dental con flúor. Aplique una cantidad de pasta equivalente al tamaño de la uña meñique del niño.
Los niños precisan ayuda de un adulto para cepillarse los dientes hasta los 10 años de edad. Un niño pequeño no posee la habilidad manual para cepillarse correctamente, y no es consciente de las consecuencias que acarrea una mala higiene bucal. Un niño mayor puede cepillarse los dientes bajo la supervisión de un adulto.
La primera dentición, o dientes de leche, suelen empezar a salir alrededor de los 8 meses, pero depende de cada caso particular. Normalmente, los incisivos inferiores son los primeros en emerger. Cuando el bebé tiene aproximadamente 18 meses aparecen los primeros molares. En total, el niño llegará a tener 20 dientes de leche, 10 en cada arco.
Aproximadamente desde los 6 a los 13 años de edad la primera dentición irá reemplazándose progresivamente por los 28 dientes definitivos. Los primeros molares definitivos crecen detrás de los últimos dientes de leche, en el fondo de la boca. Puede resultar difícil detectarlos y limpiarlos adecuadamente. La superficie de mordida es irregular y muy sensible a la caries, por lo que es crucial un correcto cepillado.


El cepillado siempre se hará antes de irse a dormir


Deja descansar la dentadura entre comidas. Si el niño tiene sed entre comidas, o por la noche, dale agua. Si toma algún medicamento por vía oral haz que se enjuague con agua después de dárselo. Una buena regla es irse siempre a la cama con los dientes limpios. Si se duerme antes de cepillarse los dientes puedes cepillárselos cuando esté durmiendo.
• Elige un cepillo con cabezal pequeño y con filamentos suaves. El mango debe ajustarse tanto a su pequeña mano como a la tuya, para que puedas ayudarle.
• Pon una pequeña cantidad de dentífrico con flúor (del tamaño de la uña del dedo meñique del niño) en el cepillo.
• Cepilla los laterales de la lengua, de las mejillas y la superficie de masticado. Cepilla siempre en el mismo orden para asegurarte de que no se te olvida ningún diente.
• Sitúa los filamentos del cepillo en los dientes y en la línea de la encía en un ángulo de 45º. Cepilla ejerciendo una ligera presión con pequeños movimientos circulares. Es importante limpiar la línea de las encías, ya que aquí las bacterias se acumulan fácilmente.


En caso de accidente


• Si el niño se ha golpeado en un diente y está sangrando mucho, o si el diente está astillado, se ha arrancado o se le ha clavado en la encía, acude al dentista. Si se le ha caído un diente de leche nunca vuelvas a ponérselo.

Visto 240 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.