Imprimir esta página
Jueves, 10 Agosto 2017 00:00

DIENTES AMARILLOS Destacado

Escrito por 
Valora este artículo
(1 Voto)

¿Por qué tengo los dientes amarillos?
Hay muchas razones por las cuales tus dientes quizá no sean tan blancos como deseas. Una mala higiene dental, hábitos dañinos como el tabaco, la genética, el envejecimiento, las restauraciones viejas, medicamentos, la exposición excesiva al flúor, la enfermedad y el trauma pueden ser la causa de la decoloración de tus dientes.


Motivos que comportan dientes amarillos
Dependiendo del causante de las manchas es tus dientes, nuestros dentistas te ofrecerán un tipo de solución u otra para conseguir una sonrisa blanca y radiante.
Una mala higiene dental
Si no te cepillas los dientes dos veces al día ni utilizas el hilo dental diariamente, puedes estar acumulando placa en tus dientes y en especial en la línea de las encías: dónde el diente se junta con las encías. La placa solo necesita un par de días para endurecerse y convertirse en sarro, una substancia amarillenta que solo pueden extraer los dentistas o higienistas profesionales. Además, la placa puede atrapar partículas de comida que incrementarán las manchas en tus dientes. Por eso es importante mantener una buena higiene dental y someterse a limpiezas profesionales mínimo una vez al año.
Fumar
Si fumas puede que hayas notado que con el tiempo tus dientes se han vuelto más oscuros y tienes unas manchas que no puedes quitar solo con cepillártelos. Estas manchas están provocadas por la nicotina y el alquitrán que hay en los cigarrillos, así que como más fumes, más manchas tendrás en tu dentadura. Dejar el hábito es una buena manera de cuidar tu salud pero también tu imagen.
Genética
Algunas personas afortunadas tienen unos dientes muy blancos gracias a la gran cantidad de esmalte que recubre sus piezas dentales. Por el contrario, aquellas que tienen menos esmalte debido a la genética o por culpa del desgaste, suelen obtener un color más amarillento o grisáceo que proviene de la siguiente capa del diente: la dentina.
Hay otros defectos genéticos que pueden afectar el desarrollo del esmalte, como por ejemplo la dentinogénesis imperfecta, dónde hay una mínima capa de esmalte que se daña muy fácilmente. También se dice que los peli-rojos suelen tener los dientes más amarillos que otras personas ya que tienen menos ectodermo, una capa que ayuda a construir el esmalte.
Envejecimiento
Es un hecho que las personas jóvenes tienen los dientes más blancos que las personas mayores, y esta es la razón por la cual los dientes blancos se asocian con la juventud. A medida que las personas se hacen mayores, la capa de esmalte que protege nuestros dientes tiende a hacerse más estrecha debido al desgaste y expone más el color oscuro de la dentina.
Si comparas los dientes de una persona joven con los de una persona mayor, notarás que los cantos de los dientes de las personas adultas son más traslúcidos y tienen un color más gris o amarillo.
Restauraciones dentales viejas
Si tienes restauraciones dentales viejas, en particular empastes dentales puedes observar que se vuelven amarillos al cabo de los años. Esto es porqué la resina compuesta es susceptible de ser manchada, con lo que deberías cambiarlos. Del mismo modo, las amalgamas de plata también provocan zonas grisáceas en los dientes.
Medicamentos
Algunos antibióticos, en particular la tetraciclina y la doxiciclina, decoloran los dientes de los niños si estos son expuestos a ellos hasta la edad de ocho años. Esto se debe a que sus dientes todavía se están desarrollando en esté época. Otros medicamentos como los antidepresivos, antiestamínicos y medicinas para la alta presión arterial, pueden manchar los dientes.
Tu dentista podría recomendarte el uso de de enjuagues con clorhexidina si tienes ciertos problemas orales. Se trata de un enjuague útil pero que no debe utilizarse a largo plazo ya que puede colorear tus dientes. Lo positivo es que estas manchas puedes ser limpiadas por tu higienista dental.
La exposición excesiva al flúor
Si los niños son expuestos de forma excesiva al flúor puede que de mayores desarrollen dientes amarillos o marrones. Se trata de una afectación típicamente producida por la exposición al agua fluorada, pero también puede darse por culpa del flúor presenta en la pasta o los enjuagues orales. Se trata de manchas intrínsecas que son difíciles de eliminar ya que no responden al tratamiento de blanqueamiento dental y suelen requerir el uso de carillas, coronas, u otras soluciones.
Enfermedades
Algunas enfermedades e infecciones pueden afectar el esmalte, comportando la decoloración de los dientes. Estas pueden ser infecciones que ocurren durante el embarazo y que afectan al desarrollo de los dientes del niño que está por nacer.
Los tratamientos de radioterapia y quimioterapia para cabeza y cuello pueden también incrementar el riesgo de tener los dientes amarillos. La razón de esto es que estas terapias afectan a la producción de saliva, lo que puede conllevar la acumulación de placa e incrementar el riesgo de la caries y la enfermedad periodontal.
Por eso es especialmente importante que si estás recibiendo tratamiento de cáncer tengas especialmente cura de la higiene y la salud de tu boca.
Traumatismo
Si tus dientes se dañan mientras se están formando, esto puede conllevar a una decoloración debida a que afecta al esmalte dental. Por otro lado, el daño a los dientes adultos también puede provocar que cambien de color y esto suele tener que ver con la muerte de la pulpa dental, que es la capa más interior del diente que lo mantiene vivo.
Así pues, una pulpa dental dañada puede cambiar el color del interior del diente y esto se puede notar a través del esmalte, algo que se puede solucionar mediante tratamiento endodóntico.
Una vez los dientes permanentes han crecido del todo, la pérdida de la pulpa dental no causa mayor daño al diente y el diente puede funcionar perfectamente sin ella. Ahora bien, este problema también puede tener una consecuencia estética que se debe solucionar realizando un blanqueamiento interior o cubriendo el diente mediante carillas o coronas dentales.
Como puedes ver, hay muchas maneras por las cuales tus dientes pueden perder su tono blanco. Las causas más comunes son la pobre higiene oral, el envejecimiento y los estilos de vida, pero el dentista es el que puede realizar un mejor diagnóstico. Este mismo profesional será quién te recomiende el tipo de tratamiento que mejor te adapte a tus necesidades.

Visto 101 veces
Super Usuario

Lo último de Super Usuario

Artículos relacionados (por etiqueta)