cita

banner-promociones

Las personas que muerden sus uñas cuando están estresadas, mastican un lápiz si están nerviosos o aprietan la mandíbula durante actividades como competencias deportivas pueden estar expuestas a mayor riesgo de bruxismo, según la Academia de Odontología General (AGD, por sus siglas en inglés).

Morderse las uñas no sólo afecta la estética de las manos, sino también la apariencia de la dentadura.